Violencia Doméstica

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA DOMÉSTICA?

La violencia doméstica es un patrón de comportamiento en el cual la pareja o ex –pareja utiliza la fuerza física y/o sexual, la coacción, las amenazas, la intimidación, el aislamiento, el abuso emocional o económico para controlar a su pareja.

TIPOS DE MALTRATO

Maltrato físico

Hacer uso de fuerza física para causar daño a la pareja o para obligarla a realizar algún acto que ésta no desea. Incluye golpes, patadas, puños, empujones, mordiscos, fracturas, heridas, mutilaciones, etc. En ocasiones se utilizan armas como cuchillos, machetes, bates y armas de fuego.

Maltrato psicológico

Desvalorizar y ridiculizar a la pareja haciéndola sentir mal con ella misma y empobreciendo su autoestima. Ofender a su familia y amigos/as o destruir su propiedad para atemorizarla. Insultar, amenazar, intimidar, así como utilizar otras estrategias para ejercer poder y control sobre ella.

Maltrato sexual

Utilizar la violencia en acercamientos sexuales y tratar a la pareja como objeto sexual. Exigir relaciones sexuales sin consentimiento ni deseo de la pareja. Obligar a la pareja a prácticas sexuales no deseadas y agredirla en sus partes sexuales.

Restricción de libertad

Utilizar la violencia o intimidación contra la pareja para limitar su libertad. Controlar lo que ella hace, con quién se relaciona y a dónde va. Controlar sus salidas, no permitirle visitar parientes o amigos/as, así como controlar el teléfono y correo. Prohibir u obstaculizar sus planes o gestiones de estudio y trabajo.

ESTRATEGIAS DE PODER Y CONTROL

Existen diversas formas de ejercer poder y control sobre la pareja. Estas limitan el desarrollo de las mujeres y violentan sus derechos a la toma de decisiones, al acceso a recursos económicos y a una vida de calidad y justicia.

Control económico

  • Evitar que la mujer trabaje o que administre su propio dinero
  • Controlar y administrar el dinero de la familia
  • Negar el dinero para las necesidades familiares, aunque a veces lo malgaste

Amenazas

  • Atemorizar a la pareja con quitarle sus hijos/as, matarla, perseguirla, suicidarse, hacer daño a su familia o acusarla falsamente ante agencias de gobierno
  • Intimidar con gestos y gritos, llamadas telefónicas o rondar la casa

Utilización de los hijos/as

  • Manipular a los hijos e hijas para hacer sentir culpable a la pareja
  • Utilizaralos/as para enviar mensajes, obtener información y hostigar a la pareja

Privilegio de ser hombre

  • Exige trato especial en el hogar, que se le atienda y se le sirva
  • Espera ser el primero siempre y el que ostenta el poder
  • Toma las decisiones importantes y otorga permisos y privilegios

INDICADORES DE PELIGROSIDAD DEL AGRESOR

  • Fantasías o amenazas de cometer suicidio u homicidio
  • Historial de conducta agresiva
  • Historial de violencia en su familia
  • Conducta de control, centralizada en la pareja
  • Roles sexuales rígidos o expectativas irreales de la pareja
  • Enamoramiento rápido o celos
  • Amenazas de violencia o agresiones pasadas
  • Abuso verbal o empleo de la fuerza en discusiones
  • Uso de la fuerza durante la relación sexual
  • Aislamiento e hipersensitividad
  • Crueldad con los/as niños/as
  • Responsabiliza a otros/as por sus emociones
  • Cambios súbitos de humor (Síndrome Dr. Jeckill / Mr. Hide)

EFECTOS DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

Algunos de los efectos de la violencia en las mujeres son:

  • Baja autoestima
  • Sentido de impotencia y desvalidez
  • Temor en la toma de decisiones
  • Enfermedades ocasionadas por la tensión
  • Insomnio
  • Pérdida de apetito
  • Ser complaciente en extremo
  • Sentido de culpabilidad por la situación
  • Aislamiento
  • Miedo paralizador

¿POR QUÉ SE MANTIENEN?

A nadie le gusta ser golpeado/a o maltratado/a. Todas las mujeres tenemos derecho a una vida digna en un ambiente seguro y sano. Sin embargo, muchas veces nuestras circunstancias y las ideas que hemos aprendido sobre nuestro rol como mujeres en la sociedad nos dificultan tomar la decisión de romper con una relación de maltrato.

Algunas de las razones expuestas por muchas mujeres para mantenerse en una relación de maltrato:

  • No romper la familia y alejar a los/as hijos/ as del padre
  • Falta de recursos económicos: vivienda, trabajo, educación, etc.
  • Miedo a que el agresor la persiga, la agreda o la mate.
  • Sentido de impotencia y desvalidez
  • No saber qué hacer
  • Temor a la soledad
  • Creencias religiosas sobre el matrimonio
  • Exigencias familiares
  • Pensar que toda relación de pareja conlleva esos problemas
  • Esperanza de que la relación mejore

CICLO DE LA VIOLENCIA

Con frecuencia la violencia contra la mujer que se manifiesta en los hogares es cíclica, es decir, que se desarrolla por etapas que se repiten una y otra vez. Sólo una voluntad fuerte y decidida con una intervención profesional de apoyo es capaz de darle fin a las relaciones violentas que muchas veces llegan hasta la muerte.

Etapas del ciclo:

Acumulación de tensión

  • Conflictos menores
  • Temor ante la llegada del agresor
  • Intento sin éxito de la víctima de agradar al agresor para evitar problemas
  • Maltrato psicológico y quizás algún maltrato físico
  • Esperanza de que el comportamiento agresivo cese

Agresión

  • Un incidente violento grave que la víctima no logra detene
  • Puede ser desencadenado por cualquier tipo de desacuerdo con la pareja, por pequeño que pueda parecer
  • Es la etapa donde más mujeres buscan ayuda y salen de las relaciones violentas

Reconciliación

  • El agresor pide perdón y promete que nunca volverá a agredir y a maltrata
  • El agresor hace regalos y compromisos de rehabilitación
  • La mujer reconsidera sus razones para no abandonar la relación y decide ofrecer otra oportunidad, a veces, no muy esperanzada

RELACIÓN NO VIOLENTA: IGUALDAD

Conducta no amenazante

  • Hablar y actuar de manera que se genere comodidad y libertad de acción y expresión
  • Compartir como se siente abiertamente
  • Respeto
  • Escuchar sin enjuiciar
  • Ser afirmativo/a y comprensivo/a emocionalmente
  • Dar importancia a lo que su pareja tiene que decir, a sus opiniones
  • Reconocer su valor como ser humano

Confianza y apoyo

  • Apoyar a la pareja en sus metas
  • Respetar su derecho a tener amistades, opiniones y actividades propias
  • Expresar ese respeto

Honestidad y responsabilidad

  • Aceptar responsabilidad por sus actos
  • Reconocer cuando asume actitudes violenta
  • Admitir sus errores
  • Hablar abierta y francamente

Paternidad responsable

  • Crianza compartida
  • Brindar un buen ejemplo a los/as hijos/as de comportamiento sin violencia
  • Enseñar la igualdad entre el hombre y la mujer

Responsabilidad compartida

  • Ponerse de acuerdo en la distribución de las tareas
  • Tomar las decisiones familiares por mutuo acuerdo

Sociedad económica

  • Tomar decisiones de dinero los dos juntos
  • Hacer arreglos económicos donde se beneficien ambos
  • Discutir ampliamente la situación de hogar

Negociación y justicia

  • Buscar soluciones a los problemas que complazcan a ambos
  • Aceptar los cambios
  • Estar dispuesto/a a comprometerse
  • Ser honesto/a en sus cosas

LEY 54 CONTRA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

La Ley 54 para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica responsabiliza a la Policía de Puerto Rico de intervenir ante cualquier situación de violencia doméstica de la cual tenga conocimiento. La Policía tiene la obligación de detener y arrestar a cualquier sospechoso/a de conducta maltratante con su pareja.

La Ley 54 define la violencia doméstica como un patrón de conducta constante de empleo de fuerza física o violencia psicológica, intimidación o persecusión contra la pareja,sus bienes o seres queridos para causar daño.

La Ley establece diversas medidas para imponer control a la violencia doméstica:

Medidas criminales

que establecen cinco tipos de delitos

Maltrato

Empleo de fuerza física, violencia psicológica, intimidación o persecusión contra la pareja.

Maltrato agravado

Ocurre cuando la violencia se da en alguna de las siguientes circunstancias…

  • se penetra en el hogar de la pareja o en el lugar donde está albergada, cuando los conyuges están separados.
  • se infiere grave daño corporal a la pareja, tales como heridas, fracturas, hematomas, etc.
  • se comete con arma mortífera en circunstancias que no revisten la intención de matar o mutilar
  • se comete en presencia de menores de edad
  • se comete luego de mediar una orden de protección contra la persona acusada en favor de la víctima
  • se induce, incita u obliga a la pareja a drogarse con sustancias controladas o cualquier otra que altere la voluntad de la persona
  • se comete y simultáneamente se incurre en maltrato de un/a menor.
  • se comete contra una mujer en estado de embarazo (Ley 46 del 28 de febrero de 1998 para enmendar la Ley 54, Artículo 3.2)

Maltrato mediante amenaza

Se expresa la intención de hacer daño a la pareja, los bienes o sus seres queridos.

Restricción de libertad

Se utiliza la violencia o intimidación para restringir la libertad de la pareja.

Agresión sexual conyugal

Se incurre al forzar a una relación sexual no consentida por la pareja utilizando la violencia, la intimidación, amenazas u otros medios.

MEDIDAS CIVILES

Ordenes de protección

Remedio civil que se solicita y se emite en los tribunales para controlar las prácticas de maltrato contra la pareja y asegurar su bienestar, el de sus hijos/as y bienes. No es necesario presentar cargos criminales para obtener una orden de protección.

Prevención

  • Estableciendo patrones de crianza no sexistas para nuestros/as hijos/as.
  • Exige de ambos las mismas responsabilidades y ofrécele las mismas oportunidades.
  • Respeta sus derechos.
  • Desarrollando estrategias de negociación con tu pareja e hijos/as.
  • Comparte tareas, decisiones, autoridad, responsabilidades, diversiones, etc., de forma que no exista abuso de poder.
  • Compartiendo información sobre violencia doméstica con otras mujeres, amigas o familiares.
  • Respaldando programas educativos que promuevan la equidad por género en sus prácticas, cursos y ambiente escolar.
  • Orientando a tus hijas/os, sobrinas/os y demás jóvenes sobre la importancia de establecer relaciones relaciones de pareja equitativas donde el poder esté equilibrado.
  • Respaldando política pública, esfuerzos gubernamentales y leyes dirigidas a proteger los derechos humanos de las mujeres.
  • Asumiendo un compromiso personal con la erradicación y prevención de la violencia doméstica. Esta puede afectar a cualquier mujer.

SI ERES EXTRANJERA, NO RESIDENTE

El Acta de Violencia contra las Mujeres (VAWA, por sus siglas en inglés ) protege a mujeres cuyas parejas maltratantes son ciudadanos de Estados Unidos o residentes legales permanentes. Puedes solicitar residencia legal permanente del Servicio de Inmigración y Naturalización para tí y tus niños/as. VAWA permite a las mujeres víctimas de violencia doméstica obtener residencia legal permanente ( tarjeta verde ) sin la cooperación de su pareja.

Si tu pareja amenaza con hacerte deportar, habla con un/a abogado/a o especialista en inmigración para clarificar tu estado de residencia. Existen dispensas especiales para mujeres no residentes que sufren maltrato por parte de su pareja. La violencia doméstica es contra la ley. No se necesita ser cuidadano/a o residente legal para conseguir una orden de protección, ni para beneficiarse de los otros remedios de la ley. Siempre consulta a un/a abogado/a especializado/a en inmigración antes de tomar alguna acción.